My Bloody Valentine y Bad Bunny: el mash up que nadie se hubiera imaginado

Por lo visto, hay gente con mucho tiempo libre ( y buen oído, quizás) que solo quiere ver arder al mundo. Como este usuario de YouTube que, no sabemos...

Por lo visto, hay gente con mucho tiempo libre ( y buen oído, quizás) que solo quiere ver arder al mundo. Como este usuario de YouTube que, no sabemos por qué, tuvo el tino de hacer un mash up entre My Bloody Valentine y Bad Bunny. Sí, leyeron bien, los dioses del shoegaze fueron puestos en la misma pista que uno de los actos más populares de la música urbana (ya saben… el reggaetón y/o trap) de Latinoamérica.

Pero a dicho sujeto no le bastó con juntar a estos dos nombres tan disímbolos entre sí, sino que, encima, se la mamó tuvo el atrevimiento de bautizar a su «creación» como «My Bunny Valentine», cuya mezcla está compuesta por «When You Sleep» de My Bloody Valentine y «Tenemos que Hablar» de Bad Bunny.

El resultado, para ser honestos, es menos desastroso de lo que uno podría pensar. Justamente decíamos que el creador de este mash up tenía «buen oído», no por su «exquisito» gusto musical, sino porque el empalme entre la pista de fondo extraída de My Bloody Valentine realmente se ajusta a la vocalización del puertorriqueño, lo cual no es tan sorprendente, si tomamos en cuenta que la progresión de acordes es similar entre ambos tracks.

Sin embargo, dudamos que Bad Bunny haya «plagiado» a My Bloody Valentine. Pues no parece que el ícono del trap latinoamericano esté familiarizado con la mítica banda de shoegaze, y viceversa. Aunque, bueno… uno nunca sabe; sobre todo, en esta época en la que el reggaetón y el trap hechos en Hispanoamérica han tenido cierta repercusión a nivel internacional.

Lo interesante sería ver si alguien le hace llegar este «experimento» tan excéntrico al propio Kevin Shields… ¿Cuál sería su reacción? Por lo pronto, al «geniecillo» que hizo esta broma viral  parece que ya lo han denominado el creador del «trapgaze» (WTF?).

Escúchenlo a continuación… si se atreven.

Y acá está el tema original de My Bloody Valentine, incluido en su obra maestra ‘Loveless‘ (1991).

Y, si el morbo los hizo ahondar aun más, acá está el otro track implicado: «Tenemos que Hablar» de Bad Bunny, incluido en su álbum ‘X 100PRE‘ (2018), el cual fue la adoración de los siempre pretenciosos de Pitchfork.

 

No Comment

Leave a Reply

Disco de la semana

¿No lo viste?