Así lo Vivimos: Phoenix en El Plaza Condesa

Pocas veces se puede ver una conexión tan grande entre un artista (pfff! Esa palabra) y su fanbase. En no pocas ocasiones, las bandas tan solo vienen a cumplir...

Pocas veces se puede ver una conexión tan grande entre un artista (pfff! Esa palabra) y su fanbase. En no pocas ocasiones, las bandas tan solo vienen a cumplir con el itinerario por el cual fueron contratados, y quizás, como “extra”, no faltan las típicas consignas cliché como “son el mejor público en el mundo” y otros statements con los que fácilmente se pueden echar el público a la bolsa.

Phoenix es una agrupación que va más allá de esto. Si bien, el público mexicano mostró su adoración hacia los galos en 2009 con un sold out en el ya extinto Vive Cuervo Salón (o Salón 21), la gran muestra del enamoramiento entre los “mexas” y el combo originario de Versalles se dio en aquella memorable presentación del Corona Capital 2013, donde la banda llegaba cuestionada por varios debido a su –entonces- nueva condición de headliner en un festival (quizás porque el público de Coachella no los había tratado tan bien); pero los franceses no solo fueron capaces de echarse a la bolsa a quienes dudaban de su potencial, sino que también lograron incrementar su base de seguidores. La emoción que mostraban los franceses era genuina; se veían hasta desencajados por la tremenda respuesta por parte de los 60 mil espectadores que tenían enfrente.

Y sí, habían caído en el mismo cliché de asegurar que aquella había sido la mejor audiencia que habían tenido. Pero aquí parecía más sincero, tal y como lo volvieron a demostrar cuatro años más tarde en el Corona Capital 2017, aunque en esta ocasión, tuvieron que competir con Green Day por la atención de la audiencia (aunque ambas agrupaciones tengan públicos muy distintos), además de traer su más reciente álbum de estudio ‘Ti Amo’ (2017), el cual dista de estar entre sus mejores materiales.

Aun así, el anuncio de una mini residencia de tres fechas en El Plaza Condesa, un año después, resultó una enorme sorpresa para los fans, por lo que solo era cuestión de tiempo para que dicho evento colocara el cartel de ‘sold out’, pues ver a Phoenix en vivo se ha convertido en toda una experiencia.

Es cierto, en esta ocasión quizás no podíamos esperar muchas variantes en cuanto al repertorio, dado que siguen en promoción de ‘Ti Amo’, pero lo que la banda francesa le tenía preparado a sus fans mexicanos era realmente «especial» como lo vaticinaban en el anuncio. Esta vez, Phoenix verdaderamente asumieron el papel de “anfitriones”, por lo que la buena vibra que siempre desprenden se podía percibir desde la entrada de El Plaza Condesa, la cual mostraba una enorme manta a manera de bienvenida con la leyenda “Ti Amo Mexico City”.

Los encargados de abrir el show fueron Rey Pila, quienes, a pesar de no tener la mejor ecualización (la voz era casi imperceptible), y del sentido del humor tan forzado de su líder, Diego Solorzano, salieron bien librados ante la audiencia, que respondieron bastante bien a temas como “Alexander” y “No Longer Fun”.

Finalmente, en punto de las 21:30 hrs., Phoenix salió a escena desatando la euforia de los asistentes con “J-Boy”, tema que abre su reciente placa, ‘Ti Amo’, y de ahí, los ánimos no cayeron gracias a otros cortes como “Lasso”, la épica “Entertainment” (uno de los primeros puntos altos de la noche), seguida de la encantadora “Lisztomania”, que fue de las más coreadas de la noche, situación que empezó a dibujar una sonrisa en el frontman Thomas Mars y el resto de sus compañeros, quienes nuevamente veían que el público mexicano les respondía como en aquella ocasión del 2013.

Las emociones siguieron con algunos tracks de antaño como la alegre “Too Young”, que nuevamente fue mezclada con “Girlfriend”, o la ya clásica “If I Ever Feel Better”, tema en el cual Thomas Mars emprendió el crowd surfing dejando que el público fuera quien tomara la rienda de las vocales, convirtiendo el momento en una especie de karaoke  que dio paso a “Funky Squaredance”.  Mientras tanto, también hubo espacio para algunos temas que componen ‘Ti Amo’, como el energético tema que da título al álbum, además de la agridulce balada “Lovelife”.

El primer cierre de la noche llegaba con la melancólica “Rome”, cuyo juego de luces y energía nos dejaron con la sensación de que el recital no podía terminar ahí. Sin embargo, el encore resultó un tanto extenso; pasaron más de 10 minutos para que la banda regresara al escenario, debido a que estaban teniendo fallas con las luces y el sonido, por lo que Thomas y el guitarrista Christian Mazzalai tuvieron a bien improvisar una versión semi acústica de “Countdown” en la que ambos bajaron del escenario para estar cerca del público.

Y aquí es en donde comprobamos que ver a Phoenix siempre es una grata experiencia, no solo por la maravillosa ejecución en vivo de la banda y el enorme soporte visual con el que salen a escena, sino también porque nunca falta el “factor sorpresa”, como ver a Thomas Mars bajar del escenario para ingresar a una cabina telefónica que fue colocada a un costado de la pista, y así interpretar “Telefono”; situación que nuevamente desató la euforia de los presentes (sobre todo los que estaban del lado izquierdo de la sección general).

Para el cierre, no podía faltar la fantástica “1901”, la cual fue hilada con un reprise titulado “Ti Amo Di Piu”, momento cumbre de la noche en el que Thomas Mars volvió a hacer el crowd surfing, pero esta vez fue más allá de las primeras filas, llegando casi al centro de la sección general en busca de… sí… cerveza, la cual le fue regalada por uno de los fans.

La locura El Plaza se había desbordado de tal manera que, la audiencia no paraba de gritar (emocionados por tener tan cerca al frontman de la banda), al grado de que el reprise terminó por extenderse más de lo planeado.

Cabe señalar que, en esta ocasión, no hubo una declaración de “amor” en palabras de Thomas Mars, pero ya no había necesidad de ello; el solo ver los rostros de los seis músicos en el escenario (se notaban sumamente conmovidos) y la emoción desbordada de los fans, dejaban en claro que entre el público mexicano y Phoenix hay una conexión que luce inquebrantable.

Conclusión: Ya sea encabezando un festival importante, o en un venue pequeño, Phoenix siempre se parten la madre en el escenario.

Por eso… ¡Ti Amo, Phoenix!

PD: No podemos pasar por alto la enorme labor del baterista Thomas Hedlund, quien en marzo pasado “tiró paro” a The Hives, y ahora nuevamente nos demostró que es una bestia en los tambores.

No Comment

Leave a Reply

Disco de la semana

¿No lo viste?